“14”

Jean Echenoz

"14" de Jean Echenoz
Ver en el ARCA

¡Me quedo con este Tesoro!

Hemos elegido esta novela corta a propuesta de uno de los participantes; Gonzalo. Somos un grupo abierto y colaborativo. Esperamos que quien lo desee, se una y comparta su pasión por la lectura con la nuestra.

Esta novela de 104 páginas, concentra toda la barbarie de la primera guerra del siglo XX. Fueron por cuatro días y algunos volvieron a los cuatro años.
Jean Echenoz escribe una obra maestra de una potencia e impacto sorprendente.

A veces tengo la impresión de que hago algo audiovisual, no sé si lo logro, pero tiene queser muy visible, que genere imágenes y también sonidos.

Y así es, logra una visión real y que sientas esta novela en primera línea.
A mi, me ha dejado el corazón encogido.

¿Cómo escribir sobre la Gran Guerra, la primera guerra «tecnológica» del siglo XX, y la puerta, también, a medio siglo de barbarie sin precedentes? Echenoz se enfrenta a un nuevo reto literario que supera con maestría. La certera pluma del escritor avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra y acompaña a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime y sus amigos, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos. Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza su escritura, condimento imprescindible de un relato apasionante.

Esta nueva novela concentra y sintetiza lo mejor de la escritura echenoziana.

La hábil y certera pluma del escritor francés avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra, y acompaña también a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime y sus amigos Padioleau, Bossis y Arcenel, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos, donde nadie ve nada, ni es nadie, sólo uno más del pelotón.

El escritor nos descubre también el vacío, la ausencia, el tenso silencio que dejan detrás los hombres cuando parten al frente, la huella de los exiliados, las plazas desiertas llenas de objetos sin dueño, después de la huida o de la ocupación. Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia, los propietarios de la fábrica Borne-Sèze. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza la escritura de Echenoz, condimento imprescindible y seductor de un relato apasionante.

El apabullante talento de Jean Echenoz, posiblemente uno de los más elegantes escritores de esta época, ha vuelto a conquistar a la crítica

Noventa y ocho páginas bastan para recorrer cuatro años de conflicto. El autor incluso se permite con frecuencia el lujo de un humor irresistible, especialmente en medio del horror. En cada frase, todo tiene sentido y resonancia, y así, cada una de las existencias exploradas, aun en el espacio de unas pocas líneas, le permiten al escritor añadir un nuevo matiz a su gran fresco histórico

La guerra destruye lo que el libro une. “Qué gilipollez la guerra”, decía Prevert. Echenoz no lo escribe. Pero su talento de miniaturista lo muestra con saña

Esta novela corta –con ecos de Jules y Jim, en la historia de Anthime, Charles y Blanche- es un nuevo concentrado del arte de Echenoz. Creemos captarlo todo en una primera lectura; pero el libro esconde sus secretos en los pliegues de cada frase. Y es, además, de una sencillez, un despojamiento emocionanters.

Alistarse en la Gran Guerra, después de que tantos lo hicieran, era un gran riesgo para Jean Echenoz. Pues bien, la ha ganado, y ha regresado íntegro
Scroll al inicio